Los propietarios y gerentes de empresas pueden aprovechar la energía solar de diversas maneras para reducir la huella de carbono general de su empresa y aumentar los beneficios al mismo tiempo. Desde el aumento de la imagen pública de su empresa hasta la reducción de sus costes operativos, hay muchas razones para incorporar la energía solar a sus operaciones comerciales.

Facturas de luz reducidas

Los costes de la electricidad suben cada año. La factura de electricidad de un almacén puede suponer hasta un 15% del coste total. La energía solar es aproximadamente un 20% más barata que la electricidad convencional. Esto proporciona una alternativa rentable y a largo plazo a la energía convencional. Debido a la naturaleza predecible de sus facturas de energía, pueden ahorrar dinero en sus costes energéticos. Además, los sistemas solares son menos costosos de mantener y gestionar.

Emisiones reducidas de Carbono

Salvar el planeta y reducir la huella de carbono y el consumo de combustibles fósiles es cada día más urgente. A diferencia de los combustibles fósiles, los paneles solares generan electricidad sin contaminación atmosférica ni de carbono y sin cenizas ni otros productos de desecho. Las empresas buscan proveedores con bajas emisiones de carbono ya que el cliente final se preocupa por este tema y por la responsabilidad social corporativa.

Posicionamiento en el mercado

Elegir el cambio a la energía renovable cuando se es bastante nuevo puede posicionar a su empresa como innovadora y con visión de futuro. Otras empresas se fijarán en usted en busca de ideas sobre tendencias una vez que empiecen a cambiar a la energía renovable, por lo que elegir el cambio temprano puede posicionar a su empresa como una empresa innovadora y con visión de futuro.